Web oficial de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba.
Idioma
Buscar en la web

La Catedral de Córdoba y la investigación Arqueológica e Histórica

La Catedral de Córdoba es un templo católico, que conserva en su subsuelo los restos de la antigua catedral de San Vicente, y en su alzado restos de la antigua mezquita Omeya. Una iglesia en la que se celebra el culto cristiano de forma continuada desde el mismo momento de la conquista de la ciudad el día de San Pedro de 1236. Es un edificio en pleno funcionamiento y que además respeta los valores arquitectónicos y artísticos de las culturas pasadas, un edificio cargado de historia y de presente.

Una Reflexión

Es la Iglesia, a través del Cabildo, quién ha hecho posible que esta Catedral, antigua Mezquita del Califato de Occidente, y Patrimonio Histórico de la Humanidad, no sea hoy un montón de ruinas. Porque una de las misiones de la Iglesia siempre ha sido custodiar e inspirar el arte y la cultura.

Así, numerosos documentos de archivo nos muestran una imagen de gran sensibilidad del cabildo de Córdoba por conservar la mezquita en su integridad, siendo incluso común el enfrentamiento entre los canónigos del cabildo catedralicio y las autoridades, al querer los primeros preservar el edificio islámico frente a los proyectos constructivos de los segundos.

De la Iglesia de San Vicente se conservan abundantes restos en el subsuelo, que revelan que pasó por tres grandes fases constructivas, las dos primeras se desarrollaron a lo largo de la segunda mitad del siglo VI como catedral paleocristiana y la tercera durante el siglo VII como catedral de época visigoda. Esta última es la que encontraron los invasores islámicos a principios del siglo VIII.

El emir Omeya Abd al-Rahmán I en el 786 d.C. construyó una mezquita al modo de los templos de sus antepasados, en la que se desarrollaba el lenguaje estético de su dinastía. Templo en el que se buscaba principalmente el control político de los clanes musulmanes asentados en Córdoba. La elección del solar de la catedral de San Vicente como lugar en el que situar esta mezquita venía dada por su situación privilegiada junto al palacio civil, y por el deseo de continuidad con el pasado clásico.

El crecimiento arquitectónico de la mezquita Omeya a lo largo de los siglos tuvo como resultado la creación de uno de los edificios más hermosos de la historia de la humanidad.

Desde la reconquista de Córdoba el Cabildo catedralicio ha cuidado del edificio de la antigua mezquita Omeya, adecuándolo al culto cristiano y a las necesidades de la sociedad. Se crearon capillas y altares dedicados principalmente al culto funerario de familias cordobesas, y se construyó un espacio de Altar Mayor, que desde el siglo XVI ocupa su ubicación actual en el crucero. El respeto de los obispos, deanes y Cabildo de la Catedral a los valores arquitectónicos y artísticos del edificio ha hecho que llegue hasta nosotros en un estado de conservación asombroso. La Iglesia Católica lo ha cuidado y defendido, ha demostrado su sensibilidad histórica y artística, y sufraga continuas campañas de restauración del mismo.

El Cabildo Catedral además de restaurar el edificio propicia la investigación del mismo desde la Arqueología, la Historia del Arte y la Arquitectura. Y colabora con aquellas instituciones que buscan acrecentar el conocimiento y difusión de los valores monumentales de la antigua mezquita Omeya.

Pedro Marfil Ruiz

Arqueólogo.

Copyright © 2009. Excmo. Cabildo Catedralicio de Córdoba. C/ Cardenal Herrero, 1 C.P. 14003. Tlf. 957470512 Córdoba. España.

|Aviso Legal|Politica de Privacidad|Accesibilidad|Mapa Web| Créditos